miércoles, 18 de marzo de 2015

En las Minas-Furnas de Mixón (Cerceda) - Club Troglobios - 2015

Os mostramos en esta entrada, unas viejas minas de Wolframio muy poco conocidas de Cerceda. Las visitamos guiados por Carlos G., espeleólogo troglobio que pertenece a este Concello de la Provincia de A Coruña,  quien ya había explorado las abandonadas furnas en otra ocasión, hace años, cuando consiguió dar con ellas.

Recordando perfectamente la zona, nos mostró un curioso lugar con un conjunto de entradas a unas pequeñas minas, con su historia olvidada detrás, y con muchas de sus bocas completamente obstruidas o taponadas a propósito.
 
Seguro que queréis saber más de la historia de este enclave abandonado, y poco a poco también nosotros vamos descubriendo más datos de como se realizó, así como sus diferentes usos desde su existencia como minas de Wolframio, hasta la actualidad.
 

FECHA ACTIVIDAD: 11 / Marzo / 2015
PARTICIPANTES: Carlos, Adrián, Eva y Richard
UBICACIÓN: Las Minas-Furnas se encuentran situadas en la Parroquia de Rodís, concretamente en las proximidades del pequeño Pueblo de Mixón.

Se encuentran cerca de un río que se utilizaba para lavar el mineral obtenido, el Wolframio.





La gente del lugar, recuerda las furnas desde siempre, y cuentan que fueron refugio de los hombres que no querían ir a luchar, en la época de la Guerra Civil.
También se cuenta de estas minas, que fueron encontradas después por casualidad, hace 60 años por un lugareño que se encontraba escavando, y abrió una de las furnas. Al parecer, contó este hombre, que tenía unos 200 metros en línea recta y llegaba al otro lado del monte.

 
 En la actualidad se localizan facilmente seis furnas, pero se entra bien en tan solo tres de ellas.














Las entradas a estas minas-furnas aparecen en el terreno en una especie de pequeñas depresiones, y separadas por pequeños taludes, como unidas por una red de vías o caminos...
 
Hemos investigado un poco, y descubrimos que varios arqueólogos visitaron el lugar en el año 1997, encontrando restos arqueológicos como copas de barro, platos y diferentes artilugios.
Algunas de las furnas presentan grietas y peligro de derrumbes, pero otras se ven consistentes,
 
 ...en especial una, con un pequeño micro hábitat para especies tan frágiles y delicadas, como este tritón...

 ...también observamos ranas, arácnidos y un número considerable de murciélagos.


 (Eva y Adrián en las bocas de estas curiosas Furnas)


La furna que más nos sorprendió, con una entrada bastante angosta...  recoge aguas transparentes en su interior...
  ...Este agua sifona mansamente la galería, y nos impide el avance por la misma al no poder atravesarla sin equipo de buceo...
 





 
Pero nos picaba la curiosidad de la posible continuidad de esta galería inundada, y realizamos un invento con la cámara GoPro de Carlos, y un foco sumergible de Richi,...
 
 ...para hacernos una idea de si estaba derrumbada a escasos metros más adelante...


 Tras visualizar el Video, se aprecia que se puede avanzar por dicha galería, ...así que la próxima visita, será con más equipo.

 


Otra de las minas tiene al menos 50 metros de  desarrollo, con una curva a la derecha y con una pequeña colonia de murciélagos en su interior.

 




Se aprecia también en una de estas furnas, que siguieron intentando avanzar con explosivos, por los agujeros y marcas típicas de meter barrenos, que observamos al final de la galería.


Pendiente de trabajos, y acudir con equipo de Espeleobuceo, seguro que nos espera otra visita a este oscuro recuerdo del pasado, escondite para muchos hombres pacíficos, en tiempos de conflicto bélico-político, y fruto de la época dorada del Wolframio o Tungsteno = Este metal tan buscado y extraído en Galicia, fue muy solicitado en la época de la Segunda Guerra Mundial, sobre todo, por usarse para blindar la punta de los proyectiles.
Si os interesa, también ha tenido y tiene, múltiples aplicaciones dependiendo de sus aleaciones.
El 15% del wolframio obtenido en las minas es purificado para su empleo en la industria eléctrica: filamentos para lámparas, resistencias para hornos, contactos en distribuidores de automóvil, para tubos de rayos X y de televisión, en varillas para soldar, alambres de plomo, pigmentos para colorear cerámica, revestimiento para telas ignífugas, y en tinturas que resisten el desteñido.
También el carburo de tungsteno, (que representa el 38%) es uno de los mejores materiales para fabricar elementos para pulir, y es muy utilizado en herramientas para cortar o dar forma a metales. También ha reemplazado al diamante en muchas aplicaciones para troqueles y perforaciones.
         


  Os seguiremos informando de nuestros descubrimientos en esta zona, y estáis invitados a participar, si es que os ha despertado algo de curiosidad, esta pequeña memoria de Actividad Troglobia!